Huermur exige agilidad real en la restauración de la torre medieval de Zarandona

Huermur se interesa por los trabajos de restauración que se están llevando a cabo en la torre islámica medieval ubicada junto al Molino del Batán, en la pedanía murciana de Zarandona.

Huermur reprocha que las obras acumulen ya casi un año de retraso, desde que el Ayuntamiento de Murcia anunciara repetidamente la puesta en valor de este monumento declarado Bien de Interés Cultural.

La asociación cuestiona que sólo se esté restaurando la torre islámica mientras se degrada a pasos agigantados el cercano e histórico Molino del Batán situado sobre el Azarbe Mayor del Norte, y que forma parte del mismo BIC, por lo que solicita una actuación global y urgente sobre todo el conjunto patrimonial.

La Asociación para la Conservación de la Huerta y el Patrimonio de Murcia (Huermur) exige al Ayuntamiento de Murcia y a la Consejería de Cultura de la Comunidad Autónoma, agilidad real en la restauración de la histórica torre de vigilancia de época medieval islámica llamada Torre del Moro o Torre del Batán, ubicada en plena huerta de Murcia, en la pedanía de Zarandona.

Esta fortificación, cuya fecha podría situarse en torno a los siglos XII o XIII, en la efervescencia de la explotación islámica de la Huerta de Murcia, ostenta la consideración de monumento histórico declarado Bien de Interés Cultural (BIC), y presenta unas dimensiones considerables, con 12 metros de lado y unos 144 metros cuadrados de superficie construida en tapial de argamasa de cal. Se atribuye esta edificación a una torre de raal o real; es decir, una fortificación que buscaba el prestigio de los propietarios de las tierras a las que dominaba.

Miembros de Huermur se personaron hace unos días en el lugar para observar el avance de los trabajos, y pudieron comprobar in situ cómo mientras se trabaja en la torre islámica, el Molino del Batán, ubicado a escasos metros y dentro de la delimitación del monumento BIC, continua degradándose sin que ninguna administración haga nada para evitarlo. Todo ello a pesar de las denuncias presentadas por Huermur por el mal estado de conservación del molino, y donde ya se comunicaba la necesidad urgente de arbitrar las medidas necesarias para su efectiva conservación.

De esta forma, desde Huermur solicitan a las dos administraciones implicadas que lleven a cabo una actuación global sobre todo el conjunto patrimonial, que incluya la torre medieval, el Molino del Batán, el tramo de la acequia del Azarbe Mayor del Norte y el entorno de protección del BIC. Siendo especialmente urgente el establecimiento de un plan de restauración integral del molino dados los continuos robos y expolios que está sufriendo este monumento hidráulico y su situación actual.

Algo que no está contemplado en las actuaciones que se están ejecutando, y que evitaría que se degrade aún más este molino protegido, impidiendo así que Murcia y su huerta pierdan otra parte más de su historia ligada a este importante molino hidráulico.

Por último desde la asociación conservacionista, instan al Ayuntamiento de Murcia a que aumente la seguridad de estas construcciones y se refuerce la vigilancia policial en la zona, ya que el entorno del monumento se ha convertido en una auténtica escombrera y basurero, encentrándose además plagado de pintadas y grafitis que degradan y deterioran el bien.

Finalmente, Huermur espera que se llegue a una restauración y recuperación patrimonial y paisajística completa de estos elementos históricos de la huerta y su entorno de protección, haciéndolos comprensibles e interpretables en el paisaje huertano, evitando la proliferación de construcciones y edificaciones que atenten contra estos bienes protegidos, y que no se acabe únicamente ajardinando la zona y convirtiendo este conjunto en algo totalmente descontextualizado, ya que dejar una torre islámica y un molino centenario dentro de un parterre de jardín sería un nuevo despropósito con un patrimonio de todos los murcianos.

 

Autor entrada: HUERMUR

Deja un comentario