La Fiscalía abre diligencias tras la denuncia de Huermur por el Acueducto de los Arcos

La Fiscalía ha abierto diligencias de investigación penal tras la denuncia de Huermur por el mal estado de conservación del Acueducto de los Arcos en Alcantarilla, y los trabajos que se están realizando en el monumento.

Huermur solicitó la presencia de la Guardia Civil ante la situación de riesgo de expolio y posibles irregularidades en los trabajos de restauración que está llevando a cabo la Junta de Hacendados.

El Seprona ha remitido a la Fiscalía toda la información sobre los hechos denunciados por Huermur sobre este monumento declarado Bien de Interés Cultural.

La Junta de Hacendados, la Consejería de Cultura, la Confederación Hidrográfica del Segura y el Ayuntamiento de Alcantarilla en el centro de la investigación de Fiscalía.

La Asociación para la Conservación de la Huerta y el Patrimonio de Murcia (HUERMUR), ha logrado que la Fiscalía de la Comunidad Autónoma de Murcia abra diligencias de investigación penal al apreciar posibles indicios de delito en los trabajos que se están llevando a cabo en el Acueducto de los Arcos en Alcantarilla, y en su estado de conservación, todo ello tras la denuncia de este colectivo.

Huermur puso en conocimiento del Seprona de la Guardia Civil lo que está sucediendo en el monumento alcantarillero sobre la Rambla de las Zorreras, alertando de posibles expolios de materiales que se están extrayendo del BIC, y de los posibles destrozos que se estaban produciendo por el uso de maquinaria pesada en el acueducto protegido, así como de la “chapuza” en general de los trabajos realizados, de los cuales el presidente de la Junta de Hacendados reconoció públicamente que se estaban realizando sin supervisión técnica. Hecho este que ahora investiga la Fiscalía junto a un largo rosario de posibles irregularidades en el monumento huertano y  en su conservación.

De la misma forma la Asociación indicó a la Guardia Civil la falta de seguridad para asegurar los restos que se están sacando del monumento, y que podrían ser objeto de expolio, especialmente durante las noches y fines de semana en los que la obra carece de operarios.

Desde Huermur señalan que una vez más la falta de diligencia de la Consejería de Cultura, ha producido la intervención de la Guardia Civil y de la Fiscalía para investigar la situación del patrimonio del valle del Segura. De esta forma, el presidente de Huermur, Sergio Pacheco, señala que: “Llegados a este punto salta a la vista que en la Consejería de Cultura hay algo que no funciona, ¿Cuántas diligencias de investigación de la Fiscalía y visitas de la Guardia Civil necesitan en Cultura para aplicar la Ley y proteger el patrimonio de los murcianos?”.

Asimismo desde Huermur señalan que ya son dos las investigaciones que tiene abiertas la Fiscalía en menos de dos meses, la destrucción del Azud de la Contraparada y los Arcos, algo que van a trasladar a los grupos de la Asamblea Regional para solicitar que comiencen a inspeccionar el trabajo de la Consejería de Cultura y su Dirección General de Bienes Culturales, porque está claro que esto ya no es normal, indican.

HUERMUR espera de esta forma, que la intervención de la Fiscalía sirva como toque de atención a las administraciones y entidades implicadas, y se den cuenta así de que no nos encontramos ante un asunto de pequeña importancia. La asociación señala que llegará a las instancias necesarias para asegurar la conservación y protección del patrimonio cultural del valle del Segura y su huerta.

Autor entrada: HUERMUR

Deja un comentario